EL MIEDO



Exiten muchos tipos de miedos, y diversos aspectos en cada uno de ellos. Unos son básicos y necesarios en la maduración del ser humano, como los que sufren los niños en la infancia y a través de los cuales asimilan un mundo nuevo al que se enfrentan. Este tipo de miedo es muy natural y absolutamente todos los niños lo padecen, forma parte de su proceso de crecimiento y adaptación. Las pesadillas infantiles son muy habituales y no deben preocupar a no ser que impidan llevar un vida normal al ser demasiado continuadas, impidiendo con ello el descanso necesario. Se puden tratar con Alamo Temblón y
añadir alguna esencia más para tratar la ansiedad que provoca la hora de ir a la cama. También el miedo a los animales, el colegio, las situaciones nuevas..... cualquier cosa que provoque estress y tenga un componente de miedo. Alamo Temblón y una o dos esencias más que complemente el tratamiento (como Nogal cuando hay cambios o se preveen), dependiendo de cada caso, ofrecen resultados excelentes en el tratamiento de los temores.

Para los adultos se trata a un nivel más amplio, teniendo en cuenta cualquier factor que pueda estar propiciando o alimentando el temor, como un trauma no superado, una pérdida cercana o cualquier tipo de tortura interior. En estos casos la esencia base podría ser Mímulo cuando el miedo es a  a cosas nocidas, como puede ser la enfermedad, la muerte; o bien Alamo Temblón, si el miedo es de origen desconocido como en los terrores nocturnos. A ésta esencia base se añadirán las correspondientes a  cada persona y sus circunstancias personales.

Actualmente impera, a nivel general, un sentimiento de temor que lo invade todo. Hemos pasado de gozar de una comodidad muy acomodada a la mayor incertidumbre, alimentada a diario por cualquier cosa que nos rodea y esto se traduce en infinidad de malestares de tipo físico que tienen su raíz en el aspecto psicológico. El aluvión de información negativa va calando muy hondo en el subconsciente y, sin darnos cuenta, somos víctimas de ello, victimas silenciosas del miedo. Es por eso que cualquiera de éstas dos esencias (Minulo o Alamo Temblón) deben estar presentes en esta época que vivirmos en cualquier mezcla de Flores de Bach.

El miedo nos puede paralizar física y emocionalmente. Tiene consecuencias nefastas porque impide que nuestro verdadero ser habite dentro de nosotros, provocando a medio y largo plazo todo tipo de enfermedades a muchos niveles. Y es que vivir con miedo es morirse un poquito cada día

Formulario de contacto para consultas y pedidos  pincha aquí

 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Puedes comentar lo que prefieras siempre desde el respeto. Prefiero saber tu nombre, contestar directamente de tú a tú para evitar dirigirme a tí como Anónimo, pero si no te parece bien pues...también vale.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...