PREPARACION FLORES DE BACH

A la hora de preparar una buena mezcla de Flores de Bach lo primero es saber que siente el paciente, cuales son sus preocupaciones, sus miedos y como está afectando a sus vida todo. Por eso es fundamental que la persona sea sincera acerca de todo aquello que acontece en su vida en la actualidad, y cualquier dato, por insignificante que parezca, puede ser de utilidad a la hora de hacer un buen diagnóstico para elegir las flores adecuadas. Seguidamente, y estudiando todos los detalles, se escogen las esencias idóneas para esa persona.  






En la imagen aparece todo lo necesario para prepararlas: agua mineral, frasco gotero topacio estéril de 30 ml. y las esencias puras.







A continuación se añade un poco de agua mineral al frasco topacio y cuatro gotas de cada una de las esencias bach puras elegidas. En este caso se trata de un caso de ansiedad, estado depresivo con tortura interior que se manifiesta con pensamientos negativos repetitivos e insomnio; la persona se encuentra exhausta física y psicológicamente por lo que se ponen las siguientes esencias:





Heliantemo para la ansiedad
Escleranto para el desequilibrio emocional
Aulaga para la desesperanza
Castaño blanco para el exceso de pensamientos negativos y el insomnio por lo tanto
Olivo para el agotamiento tanto físico como psíquico
Rosa silvestre para la apatía, resignación, alegría de vivir



 
A todos los preparados me gusta añadir Lotus porque es una esencia que armoniza el conjunto y potencia los efectos.








  Para esta mezcla en concreto he decidido también añadir algunas de Flores del Alba, en concreto:

 
 Saman para ayudar en los cambios y propiciar confianza interior
 Algodón de seda, muy útil para evitar la impregnación de energías negativas emitidas por los demás
 Azahar para evitar las tendencias auto-destructivas



 


 Y ahora unas gotas de Flor de Lys, una esencia  muy interesante y que, ahora más que nunca es de gran ayuda, pues: aliva el desasosiego mental y el miedo, y, lo que es más interesante, es muy útil en situaciones de contagio colectivo por preocupaciones. Digamos que esta flor nos ayuda a que el pesimismo colectivo no nos afecte demasiado, ya que actualmente estamos todos impregnados, en mayor o menor medida, de ello debido a la situación general.


Solamente faltaría el conservante, que es un poco de brandy. En el caso de niños, embarazadas o quién así lo prefiera, se puede prescindir de él teniendo la precaución de conservarlo en el frigorífico durante todo el tiempo de duración del preparado. Es interesante que lleve un poco de conservante, sobre todo para personas que pasan mucho tiempo fuera de casa, ya que en este caso pueden llevarlo consigo y hacer las tres o cuatro tomas diarias necesarias.





Se añaden más o menos dos pipetas de brandy a toda la mezcla (unas 15-20 gotas). Luego se tomarían de cuatro a seis gotas, varias veces al día (suelen ser tres), por lo que la cantidad de alcohol a ingerir es despreciable.







Así es como preparo cada mezcla personalizada, para cada uno unas esencias concretas y especificas a su problema. Como veréis lleva su proceso, que comienza con una elección adecuada de las esencias de bach y alba para cada persona. Suelo mezclar hasta 6 esencias de bach y de 1 a 3 esencias del alba, siempre añadiendo flor de lys, ya que todas ellas son compatibles en tre sí.. Es por esto que los resultados se empiezan a notar muy pronto.
Espero que esta información aclare algunas dudas sobre el proceso de preparación.

Formulario de contacto para pedidos

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...