EL SINDROME PREMENSTRUAL




Flores de Bach síndrome premenstrual
La mayoría de las mujeres lo sufren cada mes, 3 de cada 4, y en todos los casos supone un trastorno considerable con síntomas variables, entre los que se encuentran:

Físicos: distensión abdominal, estreñimiento, diarrea, sensibilidad en senos, dolor de cabeza, torpeza, fatiga..

Emocionales: confusión, tensión, ansiedad, nerviosismo, tristeza, irritabilidad, altibajos del estado de ánimo, baja autoestima, problemas para dormir (demasiado o muy poco), hostilidad, arranques de ira hacia sí misma o hacia los demás, dificultad para la concentración, pérdida de impulso sexual…

Aunque no se sabe a ciencia cierta que provoca todos estos síntomas, todo apunta a que los cambios hormonales son los culpables, resultando entonces  un desequilibrio físico y emocional, que en ocasiones puede ser tan grave que afecte a normal desempeño diario de la mujer.

Pero desde el punto de vista emocional se trata de la Confusión que domina. Entrega del poder a influencias externas. Rechazo de los procesos femeninos. 

Una afirmación para contrarrestar el problema- extraído del libro de Louise Hay "Sana tu cuerpo"- es:

"Asumo el control de mi mente y de mi vida. Soy poderosa y dinámica. Todo mi cuerpo funciona a la perfección. Me amo"

Las Flores de Bach trabajan de forma vibracional y también nos ofrecen una ayuda estupenda para suavizar estos problemas al restaurar todo este desequilibrio. Las siguientes son las más utilizadas en este caso:


Alerce: ayuda a superar la baja autoestima.

Hojarazo: esta esencia de Bach está indicada para aquellas mujeres a las que el síndrome premenstrual les afecta produciéndoles fatiga mental, es decir, que tienen la sensación de agotamiento y cansancio mucho antes de que se haya realizado esfuerzo alguno.

Mostaza: sin duda alguna muchas mujeres identifican el SPM con la tristeza y desesperanza y, sobre todo, con los repentinos cambios de humor que tanto afectan a su día a día. Para todas ellas la esencia de mostaza es la más indicada.

Manzano Silvestre: para la sensación de impurez.

Escleranto: una de sus principales características es que mejora la capacidad de decisión y la fe en uno mismo, por ello, es un gran aliado para acabar con la confusión e inseguridad que sienten muchas mujeres durante el SPM. También indicado, por lo tanto, para los cambios de humor.

Pino: muchas mujeres atraviesan estos días un profundo sentimiento de culpabilidad, el pino es ideal para ayudar a superarlo. 

Impatiens: recomendada cuando el estado de nerviosismo e intranquilidad lo provoca la impaciencia, las prisas por hacer las cosas o la lentitud con la que acontecen los hechos a nuestro alrededor.
Pero no solamente se pueden aliviar los síntomas emocionales, también los físicos. Partiendo de la cualidad propia de cada planta y sus efectos vibracionales, la aplicación de cada flor tiene un efecto que se relaciona con un problema corporal a su vez. Así tendremos:

Achicoria: posesividad y control, centrado en sí mismo, replegado hacia dentro. Es la flor del aparato sexual femenino y será útil para problemas mamarios, estreñimiento y diarrea, distensión abdominal.

Estrella de Belén: por ser la flor del shock emocional aliviará los dolores y la distensión muscular.

Manzano Silvestre: actúa depurando a todos los niveles, físico, mental, por lo que cualquier obstrucción, real o subjetiva, se verá aliviada.

Mímulo: para los miedos por lo que será perfecta para todo aquello que engendra temor y tensión, lo que lleva a contraer la musculatura de la zona abdominal causando dolor.

Olivo: durante esos días, uno de los síntomas más comunes es la fatiga de tipo físico. En estos casos el olivo es la solución.

Avena Silvestre: esta planta está indicada para aquellas personas que sienten dificultad para concentrarse, como es el caso de muchas mujeres durante los días previos a la menstruación.

Agrimonia: indicada para todas aquellas mujeres que reprimen sus sentimientos interiormente lo que crea nerviosismo y ansiedad en ellas y, generalmente, dificulta que concilien el sueño.

Castaño blanco:  ayuda a superar los problemas para dormir causados, principalmente, por ideas circulares que no conseguimos alejar de nuestra mente.
Se tomarán hacia la mitad del ciclo para que las flores tengan tiempo de hacer su trabajo. Lo ideal es preparar una mezcla de varias de estas esencias y así se abarca un conjunto de síntomas, por lo que la mejoría es importante en los días previos y durante la menstruación. 

Realmente funcionan, os animo a probar en uno de los ciclos y notar cómo estos problemas se suavizan mucho, incluso, en muchos casos, desaparecen. 


Formulario consultas y pedidos pincha aquí 

¿Por qué pedir tus flores aquí? 

La autoestima en la mujer



Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...