LAS SIETE LEYES ESPIRITUALES DEL EXITO




El éxito es la capacidad de cumplir nuestros deseos espontáneamente y sin esfuerzo. Y ha enseñado en la infancia que son y nunca las hemos experimentado de forma consciente.

El Universo realmente funciona sin esfuerzo, de forma natural y produce todo lo que está en nuestra vida y fuera de ella. Es una organización perfecta y nosotros formamos parte de él, entonces cuando funcionamos al revés del universo lo que conseguimos es
insatisfacción, frustración, stress, porque estamos nadando en contra de la marea.

Sin embargo, el éxito siempre se ha asociado con el dinero, el poder y la fama. Nos han programado desde niños, nos han dicho: estudia una buena carrera, busca una buena novia, un buen trabajo, una buena casa, un gran coche o mejor dos…. y la felicidad vendrán después. Pero jamás nos han explicado que primero se debe ser feliz y después preguntarse que se desea. 

El concepto es justo al contrario, ser feliz aquí y ahora, con lo que se tiene y luego hacerse la pregunta de cómo se quiere vivir. Porque es posible que tu concepto de felicidad no sea el matrimonio, los hijos, una gran casa o un trabajo fijo y sin riesgos de 8 a 3.

Incluso si fueran estas las cosas que desearas, una vez conseguidas llegaría el vacío igualmente al no entender la esencia de la vida: la felicidad no es un concepto, tampoco algo material, no viene de algo exterior, y mientras no se comprenda este punto jamás se logrará ser feliz. Tampoco habita en el futuro o en el recuerdo del pasado, la felicidad debe encontrarse aquí y ahora, dentro de uno mismo.

El conocimiento de estas Siete Leyes puede provocar una enorme transformación en tu vida, porque su conocimiento eleva nuestro estado de conciencia acerca del verdadero funcionamiento de todo cuanto nos rodea.

El Dr. Deepak Chopra, autor del libro “Las siete leyes espirituales del éxito” (recomiendo a todo el mundo su lectura) y difusor  técnicas de integración cuerpo-mente a través de una serie de programas educativos por todo el mundo, explica de forma sencilla como funciona el universo conspirando a nuestro favor en 7 leyes:

La Ley de Potencialidad Pura (o de conciencia pura). Es lo que somos realmente, el Ser. Se practica con la meditación, estableciendo el compromiso de no juzgar a nadie y al estar en contacto íntimo con la naturaleza.

La Ley de Dar. Es lo mismo dar y recibir porque el universo fluye de esa manera y se ejercita aprendiendo a dar todo aquello que buscamos recibir.

La Ley del Karma. Acción y reacción. Causa y efecto. Se trabaja haciéndonos conscientes de las elecciones que hacemos a cada momento y haciéndonos responsables de esas elecciones.

La Ley del Menor Esfuerzo. Nos han acostumbrado a realizar todo con el mayor esfuerzo, todo debe costar mucho: “El que algo quiere, algo le cuesta” “Ganarás el pan con el sudor de tu frente”. Sin embargo, el Universo no funciona de esta manera, los pájaros no tratan de volar, simplemente lo hacen; las estrellas no se esfuerzan por brillar, sencillamente brillan…Esta ley se practica a través de la aceptación, aceptar lo que nos ocurre en el momento presente y se activa a través de no defender nuestro punto de vista, no querer siempre tener la razón y observar mucho cómo funciona la naturaleza.

 La Ley de la Intención y el Deseo. Ser conscientes de cómo desear y obtener. Se desea en el presente, se pone la intención en el futuro y se desapega del resultado. Es decir, la intención en el futuro, la atención en el presente y al tiempo desapegarse del fruto de la acción que sería algo así: “no me importa cuántos competidores tengo” “no me importa si gano el premio” “no me importa si voy a perder”. Se apartan estos pensamientos para estar plenamente atento al presente y pura intención en el futuro. Las acciones que realizamos de esta manera adquieren enorme potencia.

La Ley del Desapego. Solo tenemos el presente. Esta Ley activa la conciencia del momento presente y la alegría  de vivir en él.

La Ley del Dharma. Es la Ley del propósito en la vida. Todos venimos a la vida para cumplir un propósito y solamente nosotros podemos descubrir cuál es. Cómo expresar ese propósito y cómo usarlo para ayudar a los demás es parte de nuestro aprendizaje. Esta Ley se activa preguntándonos, cuando vamos a hacer algo, "¿cómo puedo ayudar?" en lugar de "¿qué gano yo con eso?". Este simple cambio en la pregunta interna proporciona una gran evolución espiritual, hace que el espíritu se haga presente y apoye nuestras acciones.

¿Te ha gustado este artículo?  Me interesa tu opinión, deja tu comentario. 



2 comentarios:

  1. COMO DESARROLLAR INTELIGENCIA ESPIRITUAL
    EN LA CONDUCCION DIARIA


    Cada señalización luminosa es un acto de conciencia.

    Ejemplo:

    Ceder el paso a un peatón.

    Ceder el paso a un vehículo en su incorporación.

    Poner un intermitente.


    Cada vez que cedes el paso a un peatón

    o persona en la conducción estas haciendo un acto de conciencia.


    Imagina los que te pierdes en cada trayecto del día.


    Trabaja tu inteligencia para desarrollar conciencia.


    Atentamente:
    Joaquin Gorreta 55 años

    ResponderEliminar
  2. Joaquín, esto de acuerdo contigo.. en los pequeños detalles cotidianos está el gérmen de los grandes cambios, y el aporte de cada uno es importante para un buen equilibrio del grupo. Gracias por tu aporte al sitio.

    ResponderEliminar

Puedes comentar lo que prefieras siempre desde el respeto. Prefiero saber tu nombre, contestar directamente de tú a tú para evitar dirigirme a tí como Anónimo, pero si no te parece bien pues...también vale.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...