VIVIR EL PRESENTE



Los minutos se escapan como diente de león

Piénsalo bien, el pasado se fue y  pensar constantemente en el futuro te distrae de lo único de lo que va a depender la calidad de los días que vendrán:  EL PRESENTE.

Acostumbramos a decir: “Cuando tenga un trabajo mejor, cuando gane más dinero, cuando compre mi casa, cuando pueda viajar, cuando adelgace, cuando consiga pareja,  cuando, cuando….”  y al mismo tiempo bañamos nuestra mente y las emociones en un deporte masoquista llamado: PREOCUPACIÓN.
Es decir PRE-OCUPACION, la misma palabra ya te está diciendo de qué va la cosa…. Ocuparte antes de tiempo. ¿A que dicho así suena hasta ridículo?

Aquí es donde está el problema, no te ocupas de lo único real que es: tú presente, lo que  está ocurriendo en realidad. No tienes ni idea de lo que va a pasar, pero ya sientes enorme angustia. Desde pequeños nadie nos ha enseñado a mantener una concentración consciente en nuestra vida, a ser felices con el aquí y el ahora, con lo que tenemos en este instante, en cambio se nos prepara un futuro incierto con desazón y mucho miedo. Nos educan para pensar que la felicidad es una consecuencia de las cosas: “si haces esto tendrás esto otro, si consigues aquello vendrá lo demás….”, pero la felicidad es lo primero y después están las cosas.

¿Cómo se explica que  una persona que ha ganado la lotería pueda ser infeliz, y, en cambio, un enfermo crónico pueda llevar una vida mucho más plena que uno sano? Pues porque el primero ha basado su felicidad en el Tener y el segundo en el Ser, y vive sin preocupación, ocupándose solamente del aquí y del ahora.

Los niños son un ejemplo a seguir
Quien no entiende esto se pasará la vida esperando, buscando, y perdiendo muchos momentos. La Felicidad consiste en vivir cada instante plenamente, sin anclarse en el pasado ni proyectarse en el futuro (que únicamente vive en la mente). Pero, además, de cómo vivas este momento va a depender un futuro mejor o peor. Esto es LA PROYECCIÓN. Todos nuestros actos se encuentran ligados entre sí y para tejer una buena historia hay que concentrarse en el presente.

Pero ¿cómo hacerlo si continuamente nos atacan pensamientos indeseados? Lo primero que hay que entender es que el tiempo es una ilusión que nos lleva a hacer cálculos y nos limita. El Futuro ciertamente no existe, a cada segundo que transcurre nos posicionamos en él y entonces ya se ha convertido en Presente. Y el Pasado ¿de qué nos sirve sino como recordatorio de algo que jamás volverá? Además, ni siquiera podemos cambiarlo.
Primero observa tus reacciones. Dedica un tiempo a escuchar cómo responde tu mente a cada estímulo diario, seguramente comprobarás que la negatividad está muy presente. Cuando algo no sale bien ¿te enfadas, te quejas, estás de mal humor, te arruina el día? O, en cambio, ¿aceptas la realidad y buscas una forma de solucionarlo concentrándote siempre en positivo? Debes asumir el presente tal y cómo es porque todo se encuentra conectado y tiene su razón de ser. No puedes cambiar las cosas, pero sí puedes decidir cómo vas a vivir con lo que tienes y así emitir una frecuencia atraiga todo aquello que deseas.  Al asumir tu presente tal y como es, tendrás la visión necesaria para aprovecharlo y darle un giro a la medida de tus necesidades.
 
Las personas negativas emiten continuamente una frecuencia que está en consonancia con su estado de ánimo. Si te levantas de mal humor es muy probable que encuentres un atasco, esto provocará que llegues enfadado al trabajo y discutas con un compañero o con el jefe. Saldrás con esa misma onda y al llegar a casa las cosas no irán mucho mejor y así sucesivamente….. Esto lo puede comprobar cualquiera, siempre es así. Lo que nos lleva a pensar que la energía es fundamental, atraes lo que piensas, así de simple. Haz la prueba un día y lo comprobarás, al día siguiente invierte las cosas, emite positividad y te asombrarás del resultado.

Lo segundo, es recordar…. Recordar que lo estás haciendo mal. Coloca apuntes, anotaciones, por todas partes, que te devuelvan la conciencia cuando la pierdas. Puede ser en el móvil, en una pizarra, en un espejo, en la mesa de la oficina, en el coche… Serán del tipo: ¡¡¡Vive el presente, puedo cambiar mi vida, soy positivo y atraigo lo que deseo, yo construyo mi futuro, depende solamente de mí…!!!

Medita unos minutos cada dia
En último lugar, dedica unos minutos al día a estar presente, es lo que se llama MEDITAR. No es algo difícil de realizar, en realidad es lo más simple del mundo, solamente debes quedarte quieto en silencio contigo mismo y sentir que estás vivo. Por un rato intenta no pensar en nada, y si los pensamientos negativos aparecen no luches contra ellos, los dejas pasar, los apartas suavemente. Con la práctica comprobarás que cada día serán menos y se irá reeducando la mente para así lograr plena conciencia en quién eres y lo que realmente deseas de tu vida, poco a poco irás cambiando de frecuencia y esto se reflejará en el día a día. Se trata de recuperar la sintonía con el Universo.

Asumir el presente tal y cómo es proporciona libertad, ya no estamos en lucha con nuestro destino, con nuestra suerte y la ansiedad desaparece al no enfocar el pensamiento en el futuro. La mente queda en paz y hacemos las paces con la vida, entonces somos capaces de entender la relación que existe entre los acontecimientos y que somos parte de un todo. Ya no existe confusión en la mente porque está centrada en el instante que vivimos.

Las personas de mayor éxito tienen una cosa en común: Están presentes en su vida. No pierden el tiempo pensando en lo que fue o en lo que podría ser…. Están enfocados y alineados con sus sueños, no dejan que la negatividad les aparte de su camino, de sus deseos. Saben lo que quieren y luchan por ello, no se sienten víctimas de la vida. Y cuando algo no sale como desean no se lamentan, siguen adelante, por el mismo o por otro camino, pero siguen, con determinación y viviendo plenamente. 

Vivir el PRESENTE significa estar despierto en tu propia vida, libre de las ataduras del pasado y los condicionantes del futuro. El AHORA es la fuente de la que brota todo, las posibilidades son infinitas, lo que nos proporciona poder, visión e inteligencia.

  
¿Te ha gustado este artículo?  Me interesa tu opinión, deja tu comentario.



2 comentarios:

  1. . COMO DESARROLLAR INTELIGENCIA ESPIRITUAL
    EN LA CONDUCCION DIARIA

    Cada señalización luminosa es un acto de conciencia

    Ejemplo:

    Ceder el paso a un peatón.

    Ceder el paso a un vehículo en su incorporación.

    Poner un intermitente

    Cada vez que cedes el paso a un peatón

    o persona en la conducción estas haciendo un acto de conciencia.


    Imagina los que te pierdes en cada trayecto del día.


    Trabaja tu inteligencia para desarrollar conciencia.


    Atentamente:
    Joaquin Gorreta 55 años

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Totalmente de acuerdo Joaquín. Si, tomar conciencia de todo y poder beneficiarnos de ello. Pero esto mismo en todo lo demas: familia, trabajo, relaciones... Utilizar nuestra inteligencia para mayor desarollo interno.
      Gracias por participar en el sitio.

      Eliminar

Puedes comentar lo que prefieras siempre desde el respeto. Prefiero saber tu nombre, contestar directamente de tú a tú para evitar dirigirme a tí como Anónimo, pero si no te parece bien pues...también vale.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...