MOTIVACION ENERGETICA



El pensamiento es energia

Vamos a hablar de energía. Se acaba este año y, lejos de supersticiones, peticiones varias, sortilegios de la fortuna y rituales coloridos inventados al efecto…. me gustaría hablar de lo único que realmente funciona a la hora de atraer todo aquello que deseamos a nuestra vida: “energía motivadora” o “motivación energética”. Aquellos que me seguís habréis notado que en alguna otra ocasión he comentado algo al respecto, esto es porque creo firmemente en la acción-reacción que provocamos consciente o inconscientemente en nuestro entorno con nuestra actitud y pensamientos.

Todo lo que está a nuestro alrededor está movido por la energía y las personas no somos diferentes, emitimos vibraciones que chocan con nuestro alrededor, con aquello que nos rodea y conforma la realidad que vivimos. La parte fundamental que casi nadie cuida de su mundo es la más importante: su pensamiento. Un mundo cambiante, en constante movimiento es la vida en realidad. Cambian los días, los momentos al vivirlos, las personas que entran y salen del entorno, las estaciones, las experiencias….. Y basándonos en este continuo fluir es cómo se puede llegar a comprender la importancia de cuidar cada pensamiento, que desde el mismo instante de su concepción se materializa en energía conectando y desconectando las cosas.


Se tiende a pensar que aquello que nace de la mente se queda allí, congelado, guardado, paralizado, a la espera de ser disipado cuando otra idea toma su lugar… pero no es así. Todo aquello que pensamos tiene una consecuencia en las experiencias que vamos a vivir, porque la mente tiene un gran poder sobre la materia, de ahí las curaciones imposibles o los deseos realizados cuando todo estaba en contra. Somos seres pensantes y esto es por una razón, no se puede ignorar el poder de los pensamientos, no se debe, de hecho, pasar por alto la enorme energía que liberan.

Si quieres cambiar tu vida, lo primero que debes hacer es cambiar la forma de pensar, siendo muy consciente de que la calidad de aquello que bulle en el cerebro es la clave de todo. Cuando creamos un pensamiento se libera una corriente vibratoria que impregna la realidad. Alguno pensará que esto es una tontería, pero a estas personas les retaría a hacer un pequeño repaso a cómo está su vida y, después, analizar cuáles son sus pensamientos la mayor parte del tiempo. Estoy segura que, si son sinceros, tendrán que admitir que la negatividad es la nota dominante de todos ellos.

Mucho se ha hablado y se hablará acerca de la positividad, de lo importante que es encarar las cosas con el mejor talante, pero lo que se ignora es el enorme poder que tiene un punto de vista constructivo y provechoso en lugar de sentirse víctima del destino, creer que tú no tienes ninguna responsabilidad sobre todo lo que acontece. En este caso es cómo decir que unos nacen con estrella y otros estrellados, nada más lejos de la realidad.  Además, esta actitud solamente esconde cierta pereza y poco compromiso. Tenemos que cambiar todo este enfoque de una vez por todas.


Dejarse llevar por las coyunturas externas solamente nos deja más desprotegidos, a merced de lo imprevisto y desnudos totalmente. Si se avanza tecnológicamente también se debe hacer en la visión que tenemos de lo que somos y de lo podemos lograr. No existen hilos invisibles que nos manejen de un lado a otro, pero si aparecen experiencias que debemos vivir y, sobre todo, saber afrontar. Hay que desterrar conceptos antiguos, aquellos que nos han inculcado desde que tenemos conciencia y utilizar nuestra propia visión de las cosas. ¿Por qué no cuestionarse si es cierto que venimos a este mundo a sufrir? o ¿Qué todos formamos parte de un plan preconcebido e inalterable?

Comenzar a tener el control pasa por reeducar la mente para que la energía que salga de nuestro cuerpo sea de alta vibración, es decir “positiva”. Esto se hace con práctica y paciencia, pero sobre todo con mucha benevolencia hacia nosotros mismos, ya que no somos culpables de la cantidad de pensamientos negativos que inundan el cerebro a diario. Se trata de ser conscientes y transmutar aquél mal pensamiento por uno de potencia contraria. ¿Difícil? Al principio puede parecerlo, puesto que estamos acostumbrados a la obsesión compulsiva y recreación en las carencias, y no se dedica ni un solo minuto al día a recordar y agradecer lo bueno que sucede. Esto, más que condición humana es educación familiar y social, y por lo tanto se puede modificar.


El agradecimiento es el más potente catalizador del cambio mental. Cuando acuda un pensamiento negativo o condicionado por la negatividad global, hay que cambiarlo por el contrario recordando algo bueno sucedido ya sea en ese día o hace diez años, esto da igual. Esto tiene gran potencia emisora, además de que te da una visión de posibilidades infinitas ya que si una, dos, diez, o cien veces te han ocurrido cosas buenas ¿quién dice que esto no pueda volver a suceder? Así abres la puerta a todo lo probable.


Otra manera de cambiar el chip mental es concentrarse en lo que se desea y no en todo aquello de lo que se carece. La mayoría de las personas hacen justo lo contrario, así se va creando una corriente de energía negativa que impide la manifestación de las cosas, de esta forma tendrás más de lo mismo puesto que tu energía está concentrada en eso. Reproduce tus deseos en imágenes de lo que deseas, llega incluso a sentirlas como ya realizadas. Si se viven sin freno la pena, la angustia, o el miedo, por lo malo, también se puede hacer al contrario y disfrutar del aluvión de sentimientos nos provocaría el tener lo que deseamos.


Por lo tanto, este comienzo de año estaría bien que tras las uvas o las lentejas incluyamos un cambio de conceptos y creencias, y tomemos más control sobre nuestras vidas al transformar la energía que emite nuestro cerebro con los pensamientos. Los cambios no se harán esperar, es increíble como todo puede dar un giro cuando se eligen las intenciones. Primero son cosas pequeñas pero, en adelante y con la práctica, serán mayores, si tu cambias tu entorno lo hará contigo, no tendrá otra opción que amoldarse a ti.  Elige que quieres que entre en tu cabeza, y cuando sea negativo dale la vuelta a tu antojo.


Y lo más importante de todo: no dejes que la apatía y desaliento general mine tus intenciones y deseos de hacer algo mejor con tu vida. Evita las conversaciones recurrentes y catastróficas, que lo único que consiguen es otorgar mucha más energía a aquello que queremos evitar. Nadie, ni un gobierno, ni un país, ni una civilización, puede decirte que enfoque vas a dar a tu pensamiento, esto solamente lo decides tu. Libera energía positiva aunque tengas que tapar tus ojos y tus oídos a lo que ocurre fuera de ti.



 También te puede interesar: "Vivir el Presente"



Formulario de contacto   pincha aquí

2 comentarios:

  1. Totalmente de acuerdo Ana!De hecho he pasado la noche pensando"otro año k ha pasado y sigo igual,mis deseos imptes no cumplidos",pero luego me he dicho,sí han sucedido cossas,cambios,pero lo k yo deseo DEPENDE ABSOLUTAMENTE DE MI VOLUNTAD DE HACER...es cierto que es más cómodo para la psique mantenerse en la postura pasiva del vistimismo"porque yo no..y los demás sí",quizá los demás han movido pieza,se han lanzado a por lo que querían de una vez.Eso hago yo a partir de ya...este segundo...solo existe este instante...son las 11.38 y el fin de año todavía no ha llegado.Aún tengo horas para conseguir lo que deseo.Gracias Ana por tus reflexiones.Que tu web vaya creciendo como tú día a día.Un beso a todos.

    ResponderEliminar
  2. Circunstancias contrarias tenemos todos, nadie se libra de los momentos malos, pero tenemos que mirar más profundamente a nuestro alrededor ya que si nos quedamos en la superficie, dejándonos llevar por la corriente, estamos perdidos. Querernos pasa por respetarnos profundamente y tener muy claro que somos capaces de cualquier cosa que nos propongamos. Ser optimista es una obligación para nosotros y los que nos rodean, no hay que ser egoista y creerse el centro del universo pensando que la vida nos trata muy mal. Toma el control de tu vida ¡¡¡ya!!!.
    Pero quiero dejar muy clara una cosa: que nadie se angustie por lo que no ha hecho, por lo que ha pensado... por las cosas que no ha podido controlar... se puede cambiar en cualquier momento, como tu dices "a partir de ahora". Y si no es esta noche, ¡¡¡no pasa nada!!! podrá ser mañana. La vida no es un juego cerrado y las reglas pueden ser cambiadas sobre la marcha. Lo importante es querer, poner la voluntad y emitir la energía que atraerá todo cuanto deseas.
    Un beso a para ti también. Feliz año 2013 lleno de cambios, esperanza, ilusión, alegría y mucha cordura emocional.

    ResponderEliminar

Puedes comentar lo que prefieras siempre desde el respeto. Prefiero saber tu nombre, contestar directamente de tú a tú para evitar dirigirme a tí como Anónimo, pero si no te parece bien pues...también vale.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...