Alinearse con el deseo

Alinearte con tus deseos



Deseamos, deseamos, deseamos y no conseguimos. En ocasiones, tras desear algo durante mucho tiempo, dejas de pensar en ello y, cuando te habías olvidado es cuando se hace realidad aquello que habías imaginado.... ¿Caprichoso verdad? ¿Por qué unas veces se cumplen nuestros deseos y otras no?
Porque no estás alinead@ con ellos.

Vamos a profundizar en este concepto, nuevo para muchos. Estar alineado significa permanecer en la misma onda que el deseo, no ser contradictorio con él, posicionar y mantener la energía en la misma línea durante todo el tiempo hasta que se haga realidad. No se puede desear y esperar que se cumpla si nuestros actos y pensamientos rechazan lo que hemos pedido, por ejemplo al pensar que no se hará realidad, que no lo merecemos, que es imposible, etc...


Lo primero y más importante es pedir. Pide, pide, pide. ¿Si no pides como esperas recibir? Si no existe una petición jamás se podrá poner en marcha la maquinaria para su elaboración. En voz alta o escrito en un papel.

Pero se debe tener muy claro que es lo que se desea, si realmente lo queremos. Porque pensar hoy una cosa y mañana lo contrario no es la mejor forma de materializar algo. Te quiero, no te quiero, ahora si, ahora no, esto no tiene ninguna lógica. La contradicción es la mayor causante de los deseos insatisfechos.Esto sucede de forma inconsciente, porque durante tantos minutos que tiene un día nos abordan millones de pensamientos y no se pueden controlar todos. Y en muchas ocasiones pedimos sin pensar, por inercia y sin saber muy bien lo que queremos.Entonces, el primer paso es analizar lo que nos haría felices, desear con conocimiento. 

Una vez hecho esto hay que tener confianza absoluta en su realización.  El Universo está dispuesto a entregarnos todo cuanto pidamos siempre que seamos capaces de confiar en que se va a hacer realidad en nuestra vida. La Duda es el segundo problema al que nos enfrentamos en las peticiones no realizadas. Vas al estanco y pides que te guarden un periódico para el domingo, lo tienes claro y lo solicitas al vendedor, luego regresas a tu casa tranquilamente y esperas hasta ese día para ir a recogerlo; estás segur@ de recibir tu pedido, no dudas y tampoco acudes cada día de la semana al mismo sitio a recordarle que te guarde el periódico, por lo tanto te sientes y confiado. De la misma forma se debe actuar al hacer cualquier otra petición, con tranquilidad y confianza.

El tercer punto importante a la hora de recibir es sentir que ya es tuyo, que se ha hecho realidad, y si esto resulta difícil, por lo menos creer que se encuentra en proceso de realización. Saber que tu petición está siendo elaborada en este mismo instante e intentar experimentar las mismas sensaciones que te inundarían de ser realidad. Fantasear, imaginar, visializar aquello como hecho consumado y formando parte de tu vida. En definitiva, utilizar toda la pasión que te sea posible para integrar el deseo dentro de tu realidad como algo posible y ya realizado.

Para eliminar viejos hábitos y ganar confianza en este proceso, se puede practicar con pequeñas peticiones, por ejemplo: a la hora de encontrar aparcamiento, reservar entradas para un concierto muy solicitado, recibir una llamada de teléfono... De esta forma se irá rompiendo la resistencia mental subconsciente que todos tenemos. 

¿Funciona? Absolutamente SI, pero si no lo intentas jamás lo podrás comprobar.

En resumen, los tres pasos que marcan la diferencia entre tener y no tener son:

Pedir, confiar y esperar, alineados siempre con nuestro deseo, sintiendo que ya es una realidad.


Contacto pedidos preparados personales



No hay comentarios:

Publicar un comentario

Puedes comentar lo que prefieras siempre desde el respeto. Prefiero saber tu nombre, contestar directamente de tú a tú para evitar dirigirme a tí como Anónimo, pero si no te parece bien pues...también vale.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...