Mi pequeña relación con el dinero

¿Que actitud tienes respecto al dinero?


La gran mayoría de las personas tiene una extraña relación amor-odio con el dinero, con su potencial adquisición o temida pérdida. Cuando nos enfrentamos al deseo de obtener mayor fuente de riqueza en nuestra vida no somos conscientes de la actitud negativa que proyectamos, la mente actúa en modo de piloto automático con sentimientos tan contradictorios como negativos.

Seguramente deseas tener una vida más próspera, mayor éxito personal y laboral, y también mayores fuentes de ingresos, pero tus pensamientos no van por el mismo camino, actúan libremente en base a costumbres y condicionantes externos e internos. Internamente por todo aquello que te han podido enseñar a lo largo de tu vida respecto a la riqueza y sus consecuencias, externamente por infinitos comentarios a los que te enfrentas a diario en corrillos y medios de comunicación.

Pensar en el dinero parece de mal gusto, egoísta, avaricioso, es como si fuera una palabra tabú, a no ser que te posiciones del lado de la precariedad y la carestía. Está bien hablar de lo poco que tienes y de lo poco con lo que te podrías conformar, también hacer críticas mordaces acerca de los ricos y sus múltiples caprichos, manías y formas de despilfarro. Los que viven de forma desahogada parecen los malos de la película por el simple hecho de tener dinero, luego estaría el resto, la gran mayoría, que deben hacer piruetas para llegar a fin de mes.


Y es que la palabra "dinero" se asocia con la extrema codicia. Sueñas con recibir el primer premio en la lotería, es decir, ganar fácilmente una enorme cantidad de dinero y sin haber trabajado para ello. Esto está bien visto, sobre todo, porque la probabilidad es tan pequeña que todos están tranquilos ya que jamás podrá ocurrir. Pero hablar abiertamente de cuanto te gusta la riqueza, esto ya es otra cosa, pues la sola mención de esto te colocaría ante el resto y, sobre todo, ante ti mismo como un auténtico usurero. Por esto, cuando pedimos en voz alta la frase más común suele ser: "Yo con poder pagar la hipoteca me conformo", por ejemplo. Pedimos con la boca pequeña debido al concepto negativo y erróneo que tenemos con el dinero y al sentimiento de culpabilidad.

Y claro, de esta forma, la abundancia económica pasa de largo por tu vida.

Para obtener riqueza, primero hay que hacer una auténtica limpieza mental y desterrar los conceptos antiguos y absurdos que se tienen respecto respecto a ella. Continuar pensando que el dinero solamente puede venir del trabajo duro y sacrificado no es el razonamiento adecuado, tampoco que aquellos que lo tienen son personas despiadas y codiciosas, pues de esta forma tu mismo estás frenando su llegada ya que no desearías jamás convertirte en alguien con estas cualidades, eso está claro.

No existe una verdad absoluta, ni ciencia perfecta. Alimentos que hasta ayer eran nefastos para el organismo, hoy se convierte en fuente de salud. Viejos prototipos de vida y pensamiento se deben ir transformando incluso, en muchos casos, sustituyendo por otros nuevos. Por lo tanto, debes cuestionarte cada día todo lo que te han enseñado, si realmente es positivo y va en el camino correcto hacia la abundancia; porque si realmente funcionara este modelo de intención o propósito se viviría mejor de lo que se vive.

El sentimiento de carestía provoca que cada día te sientas más y más pobre, lo que piensas y crees es aquello que atraes a tu vida. Si se desea realmente obtener mayor riqueza es importante tener una relación de amor hacia ella, sin ningún tipo de incoherencia, y sortear a diario las múltiples trampas mentales que uno mismo se va poniendo, la mayoría de las veces de forma totalmente inconsciente. Son muchos años de lavado cerebral adquirido y no resultará tarea fácil desmontar todo esta gran mentira, pero no es imposible. Hay que estar muy atento a los sentimientos que despiertan ciertas situaciones cotidianas que tienen que ver con el dinero, para así poder identificar las maquinaciones subconscientes y tomar el control.

De esta forma poco a poco cambia la disposición y la conducta respecto al dinero. Entonces comienzan a ocurrir pequeñas cosas que demuestran que el camino es el correcto: un descuento inesperado, encuentras un billete en la calle, alguien te regala unas entradas, o un viaje... Solamente es cuestión de tiempo y disciplina mental que esas pequeñas "coincidencias" se conviertan en algo mucho mayor y lleguen a transformar completamente tu vida cuando atraes la abundancia gracias a un cambio en el modelo de pensamiento.

Ejercicio para atraer el dinero: en este enlace tenéis un ejercicio divertido para atraer el dinero a vuestra vida, mirar el artículo donde está la fotografía de una cascada


Conoce las 38 Flores de Bach,  pincha aquí

Pide tu mezcla personal de Flores de Bach  Formulario de contacto

2 comentarios:

  1. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

      Eliminar

Puedes comentar lo que prefieras siempre desde el respeto. Prefiero saber tu nombre, contestar directamente de tú a tú para evitar dirigirme a tí como Anónimo, pero si no te parece bien pues...también vale.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...