Cuando sanas....

La Claridad mental

La Vida se convierte en Libertad 


Monte Arabí, un lugar mágico cargado de energía (Imagen Anna Selva)


Una de las cosas que indican claramente que estás sanando tu mundo emocional es la claridad. Ésta se presenta de diversas formas y en distintas situaciones, según cada persona, según herida que está curando realmente. Es posible que no lo sientas como tal durante un tiempo, pero de repente se enciende una lucecita en tu interior y ahí dices "Siiii, no es igual".

Muchas personas pasan años, incluso toda su vida, manejadas por las heridas inconscientes, muchas de ellas arañadas y tatuadas durante la infancia. Son muñecos que actúan en modo de piloto automático, reaccionando ante lo cotidiano con furia, rabia expresada o contenida - la segunda es peor porque trae como amiga íntima la amargura y el desprecio -, odio, celos, resentimiento...un largo etcétera de símiles a lo que de verdad es sentir y vivir. 

Pero si has tenido el coraje y la responsabilidad de plantar tu bonita cara frente al espejo, hacerte cargo de tus cargas y tomar la decisión de comprender, transitar y finalmente integrar, el trabajo no cae en saco roto y tarde o temprano ves los frutos. Frutos que traerán de la mano paz interior y amor incondicional por uno mismo, amando del mismo modo, con muchos menos lastres emocionales, a tu pareja, hijos, amigos, y finalmente al resto del mundo.

No te lleves a engaño, se trata de un proceso y como tal tendrás que vivirlo en tus tiempos y a tu modo, ninguna historia es igual a otra. No será un despertar espiritual, ni físico, ni intelectual, será simplemente sanar y es tu responsabilidad. También de esa misma forma tendrás que armarte de paciencia y comprensión hacia ti mismo, evitando caer en la desesperación al no ver resultados inmediatos.....tampoco fue inmediata tu caída, se fraguó durante años, trozos de vida que se viven sin consciencia y mucho dolor. Por lo tanto no esperes milagros, el mismo milagro es tu necesidad de superar  - teniendo en cuenta la ceguera en la que viven muchos, tener el valor de cambiar significa que a tu corazón le ha tocado la lotería de la vida -, de encarar y no ser más una hoja mecida en cualquier viento, sin control alguno de todo lo que te ocurre. 

Fundamental es conocer que eres un adulto responsable, dejar de victimizar - sí, eso que haces tan a menudo y lo revistes de mala suerte, condenada vida que te golpea una y otra vez!!!! -, y tomar el mando por una vez, por primera de muchas otras veces que vendrán. El pasado no existe, tu le das vida a cada momento que te escudas en él para justificar tus errores, tus reacciones desmesuradas; tu lo haces vivir y te dejas manejar por el sentimiento asociado, por supuesto un sentimiento de dolor grande, amargura y soledad. Si, aquello ocurrió, no cabe duda, pero las preguntas son...


¿Quieres ser el resto de tus días lo que quedó de aquello? O prefieres cerrar círculos y hacerte cargo de lo que de verdad eres bajo todas esas capas de dolor? 

¿Deseas ser el fantasma de tus traumas infantiles, de tus carencias afectivas? O tal vez el adulto responsable de tus actos? Hacedor de vida, de hermosas experiencias, o víctima siempre del pasado?


Ni tu ni yo, nadie tiene más suerte, mejores cartas....pero sí mejor disposición al juego de la vida.


Si decides transitar el camino de sanación e integración - esto último significa superación completa, libre de rencor, porque ese sentimiento es sumamente limitante y no querrás cargarlo por siempre ¿verdad? -, te convertirás realmente en adulto responsable de tus actos, tendrás el mando y dejarás de funcionar bajo el control silencioso de de tu niño, niña, herid@. Avanzarás tu camino, no exento de tropiezos, caídas en picado, llanto desconsolado en muchas ocasiones, tripas abiertas y expuestas, desgarro que parece no acabar... Pero ahí precisamente, en esos momentos tan duros, sigue un poco más, ve más allá del dolor y espera, todo eso debes vivirlo, no puedes mirar a otro lado - de hecho llevas haciendo la cobra a tu vida años y ahora es momento de mirar de frente -, por lo tanto sigue, sigue y sigue.


Y entonces llega esa claridad....



No puedo saberla por ti, el protagonista eres tu, es tu película. Pero basta decir que en todos los casos tiene puntos comunes como estos:


* Reaccionas de un modo distinto ante iguales situaciones.

* Cuando hieres, o vas a herir, eres conscientes de ello. A veces paras a tiempo, genial; otras no tanto, genial también, la próxima tu capacidad de reacción será mayor, no lo dudes.

* Cuando te hieren - es normal que ocurra, vives en el mundo y ahí hay de de todo -, sabes perfectamente  si esa herida viene del pasado o del presente; si enciende un piloto de alerta en ti interior que despliega el pasado otra vez, o solamente es fruto de una experiencia más de tu vida, sin esa carga emotiva tremenda que te lleva a los infiernos de tu interior. 

* Cuando responde tu niño/a herida lo identificas, eres capaz de ver sus manejos, su respuesta cargada de miedo. Ahora puedes llamarlo al orden y explicarle que ya no tiene el mando. A veces se rebelará, montará una pataleta de mil demonios, pero con la práctica, y la paciencia - recuerda que es un niñ@ -, se sentirá más y más protegido y con menos necesidad de controlar, notará que el adulto, que eres tu, ahora tiene las riendas y además..."pues que eso está bien!!! por fin puede descansar!!!"

* Sientes un maravilloso vacío de dolor, la carga se esfuma, hasta puede que pierdas peso corporal de lo ligero que te vas a sentir.

*  . Notas que eres más auténtico, más tu mismo, pareces otro pero sabes que eres tu, el que siempre has sido en tu interior. Ahora tu verdadero Ser se manifiesta ante tus ojos y la vida comienza a tener un sabor distinto.....el sabor de La Libertad


Si te encuentras en pleno proceso de sanación, adelante, podrás perder alguna batalla pero de la guerra queda mucho que decir, tu saldrás vencedor si tienes verdaderos deseos de ser feliz.


¿Duele? Claro que duele!!! pero no tanto como vivir una vida exenta de vida. 

Si no has empezado a recorrer tu camino de sanación personal, solamente piensa en cómo va tu vida...sin echar balones fuera, sin culpar a nada ni nadie, piensa si lo que "es" no estará basado en tus memorias de dolor. Si a pesar de todo tu papel de víctima puede más....qué decir!!! es tu vida, no cabe duda. Pero si tomas la decisión de cambiar las cosas, vuelve a leer desde el principio las veces que necesites. Busca ayuda si te hace falta, si tu corazón te lo pide.


Te contaré un secreto....


"Cuando tomas la decisión el Universo se encarga de poner en tu camino toda la ayuda que puedas necesitar de un modo realmente MÁGICO"

Besitos a todos... y feliz camino.







No hay comentarios:

Publicar un comentario

Puedes comentar lo que prefieras siempre desde el respeto. Prefiero saber tu nombre, contestar directamente de tú a tú para evitar dirigirme a tí como Anónimo, pero si no te parece bien pues...también vale.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...